Acuerdos.cl

Menú

Síguenos:

"Espero que el Ejecutivo pueda mejorar la oferta"

Cuando me invitaron a escribir la presente columna de opinión me hicieron esta pregunta: ¿Qué sería de Chile sin Calama? y al segundo se vinieron a mi mente un sinnúmero de ideas relacionadas con las más conocidas consignas como el “sueldo de Chile” y desarrollo a escala mundial, por ende, la respuesta a esa pregunta sería: Chile sin Calama no es nada.

Y es que Calama y otras comunas mineras han sido reconocidas por décadas como fuente permanente y casi inagotable de recursos que sustentan el desarrollo de todo un país, pero ¿qué pasa cuando nos enfocamos en las necesidades propias de estas comunas o sectores?, los recursos no son inagotables y el poco o nulo desarrollo local no se condice con todo lo que se extrae, se produce y se utiliza en la zona.

Es por ello que nace el movimiento ciudadano, como respuesta innata a años de postergación y frustración, y como proyecto de unión por un fin común que no busca más que se le retribuya lo justo, lo que corresponde y lo necesario para brindarle a su gente una ciudad limpia, renovada y sustentable por si misma.

El movimiento es la cara visible del descontento, pero tras él está todo un pueblo ansioso de desarrollo y de oportunidades. Por ello cuando se anunció la creación del Fondo de Desarrollo del Norte (Fondenor) como inyección adicional de recursos frescos para la comuna de Calama y otras comunas, la gente creyó, creyó y se decepcionó nuevamente de la falta de compromiso y de las soluciones parches, pues el proyecto trajo consigo una serie de dudas y disconformidad acerca de la forma como se constituiría y como serían distribuidos sus recursos.

En primer lugar el fondo no aparece como fuente permanente de recursos para las comunas mineras, sino que tiene un plazo definido hasta el año 2025. En segundo término el proyecto de ley contempla la creación de este mecanismo de manera distinta al proyecto original presentado por el Senador Gómez y este Diputado, lo que se traduce en un considerable desmedro económico para sus eventuales beneficiarios.

El Fondenor original pretendía incorporar recursos adicionales a las comunas y regiones mineras de acuerdo a la tributación que tuvieran las empresas explotadores de cobre en dichas comunas. El proyecto de ley, en cambio, considera la entrega de recursos directamente desde el Fisco, pero con ningún criterio específico de recaudación, y lo que es peor, con normas poco claras sobre distribución.

Con todo lo anterior espero que el proyecto de ley en su etapa de discusión legislativa pueda ser modificado y el Ejecutivo pueda mejorar la oferta, al menos en materia de aumento de recursos, estabilidad y permanencia del fondo; y definición de los criterios de distribución. De lo contrario su destino no traspasará más allá de buenas intenciones por dar a Calama lo que se merece, lo que la gente se merece y por lo que lucha y se mantiene en pie la asamblea ciudadana.