Acuerdos.cl

Menú

Síguenos:

Ciudadanía hyh_transantiago

Subsidio y reclamos: ¿Fin del Transantiago?

La continuidad del millonario subsidio al Transantiago, y la negativa percepción de sus usuarios, hace cuestionar a muchos por la eficiencia y eficacia del actual sistema de transporte público de Santiago.

En un nuevo debate, Acuerdos les presenta las miradas de Daniel Jadue, arquitecto, sociólogo y Magíster en Urbanismo, y de Carlos Melo, ingeniero en Transporte PUC y académico de la Universidad Diego Portales.

Revisa las Posturas


"Ordenamiento territorial y Transantiago"

Daniel Jadue Arquitecto, Sociólogo y Magíster en Urbanismo, Diplomado en Gestión de Calidad Total, Especialista en Planificación, Gestión Comunal y Territorial.

En estos días, el Transantiago ha vuelto a ser uno de los centros de la discusión política.A pesar de todas las supuestas mejoras, el Sistema de Transporte Público de la región Metropolitana sigue estando lejos de las promesas que, como Ver Columna (...)

"¿Fin del Transantiago?"

Carlos Melo Ingeniero en Transporte (PUC), Profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Diego Portales.

Después de casi seis años desde su puesta en marcha, Transantiago es un sistema substancialmente diferente y mejor que aquel lanzado en Febrero de 2007, pero aún así, la percepción de la ciudadanía sobre la calidad de su servicio sigue Ver Columna (...)

Vota: ¿Qué postura es la que más te identifica?

Subsidio y reclamos: ¿Fin del Transantiago?

  • Matias Garreton

    Daniel, estoy de acuerdo en el fondo pero no necesariamente en la forma. Por supuesto que hay que distribuir mejor el equipamiento, pero a largo plazo enviar actividades a periferia impulsa la migracion a zonas aun mas lejanas, se extiende la ciudad y se genera dependencia del automovil. Asi decae aun mas la caminata.
    Otra alternativa es regular el mercado de suelos e impulsar la construccion de vivienda social en zonas pericentrales, subutilizadas en el Gran Santiago. Con esto se acercaria la poblacion a equipamientos existentes y ademas al empleo, promoviendo la mezcla social y evitando los guetos perifericos.
    Ambas estrategias enfrentan la dificultad de coordinar transportes con otros sectores y la aun mayor de transferir recursos entre ellos. Para esto se necesitan reformas institucionales profundas, que dependen en ultima instancia de un cambio de Constitucion.
    Para esto tenemos que cambiar no solo la politica sino el modo en que hablamos y pensamos estos temas. Partiendo por abandonar el termino “ordenamiento territorial”, bastante obsoleto y que tanto acomodo a la dictadura, por su caracter vertical y centralista. Sugiero el de “gobernanza”, que acepta implicitamente la participacion horizontal de actores diversos, en un espacio de negociacion intersectorial que da cabida a las autoridades locales y a la participacion ciudadana.