Acuerdos.cl

Menú

Síguenos:

anita

Anita Rivera

Nombre:
Anita Rivera
Nombre Proyecto:
Ciudadana B: Jugada por una alimentación consciente, saludable y sustentable
Lugar Proyecto:
Chile
Descripción Proyecto:

Esta amante de la buena comida dispara contra la mala alimentación y confianza ciega de muchos chilenos en la industria alimentaria. A través del blog que creó en 2012 busca que nos atrevamos a probar cosas nuevas y a preguntarnos de dónde vienen los alimentos que adquirimos. La idea es que evolucionemos desde consumidores a ciudadanos cuestionadores y capaces de ver “el lado B de las cosas”.

Cuando le preguntan por su visión de la alimentación de los chilenos, la bloguera y foodie lover, Anita Rivera, es crítica en su análisis. Desde su punto de vista de experta, nuestra alimentación es bastante mala y ello se debe a “un abuso de los alimentos procesados, la comida chatarra, las bebidas, el azúcar, la sal y el pan. Esos malos hábitos se manifiestan claramente en los altos índices de obesidad y diabetes que vive actualmente nuestro país, lo cual es un panorama bien terrible desde un punto de vista de salud pública y desarrollo de la población futura”.

La creadora del Blog de alimentación natural y sustentable Ciudadana B va incluso un paso más allá al subrayar que “la mala alimentación y los altos índices de obesidad ya se ha convertido en un tema social. Comer bien se ha vuelto algo elitista y aspiracional, y en ciertos grupos se está confundiendo el ser saludable con poder comprar productos importados, alternativos, orgánicos y superalimentos muy específicos. Genial si es que uno tiene los medios para hacerlo, pero la realidad es que la gran mayoría de los chilenos no puede, y es peligroso pensar que sólo optando por ese estilo de vida uno puede ser saludable”.

Pero su visión está lejos del pesimismo, pues se apura a agregar que “uno puede alimentarse de manera saludable sin necesariamente quedar en la banca rota, y lo podemos hacer aprovechando las materias primas que nos regala nuestra tierra. Chile es un país privilegiado desde el punto de vista climático y respecto a la gran variedad de frutas y verduras frescas que producimos. El cambio a una población más saludable no pasa por comer productos súper sofisticados o light que cuestan el doble, sino que pasa por dejar las bebidas, la chatarra y los productos procesados; pasa por enseñar a cocinar a los niños nuevamente, a reencantarlos con la magia que es ver crecer un tomate, o cosechar arvejas, o sacar una zanahoria de la tierra, y finalmente, pasa por buscar formas creativas para cocinar en poco tiempo que se adapten al ritmo de vida moderno que estamos llevando”.

Con estas ideas en mente, esta joven que se define como “trotamundos empedernida, ashtangui y cocinera autodidacta” dio vida en 2012 a un este interesante y novedosos espacio virtual que además de recetas incluye datos y su visión de cómo alimentarse mejor, cuidando también al entorno.  Mirando hacia atrás Anita detalla que “la idea de empezar el blog de Ciudadana B nació cuando yo regresé a vivir a Chile después de 6 años en Londres. En ese momento estaba empezando a trabajar en una Empresa B chilena y estaba descubriendo ese fascinante movimiento en Chile y el mundo. Me enamoré de la visión que tienen las Empresas B y como se aplica a todo; no solo al hacer empresa, o desde un punto de vista más colectivo, sino que también a como te relacionas con tu comunidad, con tu familia, con el planeta y contigo mismo. Y en esa relación contigo mismo la alimentación es fundamental”.

¿Cómo cambió tu visión de la alimentación en Inglaterra?

Por mi experiencia de vida en Londres tuve la posibilidad de acercarme a conceptos como el de la sustentabilidad alimenticia, al movimiento del campo a la mesa, y a alternativas de alimentación que marcaron profundamente mi manera de ver este tema. Al llegar a Chile me llamó mucho la atención de que la mayoría de las personas no se cuestionaba nada a la hora de comprar alimentos. Preguntas como de dónde viene este producto, quién lo cultivó, en qué condiciones de crianza estuvo el animal, cuánto viajó para llegar a mi, qué ingredientes tiene, etc., simplemente no eran tema. Hasta hoy me sigue impactando la confianza ciega en la gran industria alimentaria y la publicidad asociada a sus productos”.

A partir de esos contrastes que estaba viviendo, por un lado el pertenecer a un movimiento de cambio tan potente como las Empresas B, el haber vuelto a Chile después de haber visto un mundo diferente en relación a la alimentación y producción de alimentos, y por otro lado, una sociedad aún muy conservadora y poco cuestionadora respecto a la forma de alimentarse, es que nace Ciudadana B. El objetivo principal ha sido siempre el compartir una visión diferente de la alimentación desde el foco de la sustentabilidad y lo saludable, fomentando el cambio en las personas para que se atrevan a probar cosas nuevas, a preguntarse qué hay más allá del producto que están comprando, e impulsando la transformación de consumidores a ciudadanos más cuestionadores e interesados en el lado B de las cosas.

¿En que está hoy la Ciudadana B?

Hoy estoy trabajando de forma independiente con diferentes proyectos relacionados a la sustentabilidad y potenciando el blog como un proyecto más profesional. Quiero reforzar la línea de sustentabilidad alimenticia, compartiendo contenido más allá de las recetas, como por ejemplo artículos relacionados al food waste, a la agricultura familiar campesina, entrevistas a productores para conocer la historia detrás de cada producto, etc. Las recetas siempre van a estar, y la idea es seguir la línea de trabajar con productos de estación para destacar los que están en su mejor momento en cada época del año. Hace un par de meses incorporé las clases, que van variando todos los meses y donde se crea el espacio para conversar sobre estos temas, además de cocinar rico y fomentar el gusto por una alimentación más saludable. Finalmente las asesorías también son una veta nueva y tienen un amplio alcance, desde asesorar a pequeños productores a mejorar la presentación y posicionamiento de sus productos, hasta apoyar en la incorporación de alternativas más saludables en cartas de restoranes, hasta desarrollar recetas para productores que quieran mostrar como usar sus productos de una manera rica, fácil y sana.

¿Qué logros has ido obteniendo en este proceso?

Hace poco se publicaron las recetas que desarrollé para la marca Terrium, y fue muy lindo verlas en los pasillos de un supermercado al lado de los productos. Eso me llenó de orgullo. También las clases han sido una muy grata experiencia y han tenido buena acogida, por lo que me tiene feliz poder compartir con gente súper diversa estos temas y saber que puedes marcar la diferencia aunque sea súper sutil en algunas personas. Finalmente, el crecimiento de los seguidores del blog en cuanto a lectores y redes sociales también ha sido un logro importante, ya vamos sobre los 2.000 seguidores en facebook e instagram y el blog tambien tiene sore 2.000 visitas mensuales, que ha sido fruto de la constancia de estos dos últimos años donde le puse mucho más empeño a este proyecto.

/Instagram-ciudadanab

/Instagram-ciudadanab

En un escenario marcado por la actual preocupación por mejorar la alimentación en medio de fenómenos complejos como la sequía y cambio climático ¿cuál es tu mirada?

Es un tema complejo y a veces angustiante, sobre todo la falta de agua y el avance del desierto sobre la zona central de Chile, pero es una realidad que debemos enfrentar entre todos: gobierno, empresas, y sociedad civil. Muchas de las respuestas van a estar necesariamente ligadas a la innovación y a procesos que faciliten que la agricultura se torne más sustentable y pueda seguir subsistiendo frente a condiciones desfavorables. En ese sentido, la última convocatoria del FIA (Fundación de Innovación Agraria) de Agricultura Sustentable con foco en tecnologías para hacer frente al cambio climático es una buena noticia.

Por otro lado, creo que para comer mejor necesariamente vamos a tener que cambiar el tipo de productos que compramos y donde los compramos.Ojalá acortar las cadenas de distribución, comprar lo más que se pueda directo al productor, productos más frescos y comida de verdad, que no es la que viene envasada en los supermercados. Para eso tiene que potenciarse la agricultura familiar y el pequeño agricultor. Ojalá desarrollarse más la agricultura urbana, los techos con huertas, etc. Ocupar el espacio urbano para generar alimentos que nos permitan tener a la mano productos más frescos y accesibles económicamente para las personas que más los necesitan. Finalmente, se necesita una revolución en torno a los desperdicios de alimentos o el food waste. Desde los supermercados hasta las casas de todos no podemos seguir botando comida a la basura; ¡es una locura!

Además de en su blog, puedes seguir la novedades de Ciudadana B en su Facebook, Twitter  y también en Instagram.

/Instagram-ciudadanab

/Instagram-ciudadanab