Acuerdos.cl

Menú

Síguenos:

brigada ecologica 008

Ana María Barros

Nombre Proyecto:
Jardín Belén: Un caso exitoso de educación ambiental para preescolares
Lugar Proyecto:
Providencia, Santiago Región Metropolitana
Descripción Proyecto:

El jardín infantil y sala cuna Belén, ubicado en Providencia, es un lugar que orienta la formación hacia la sostenibilidad: cuenta con un régimen alimenticio especial y hacen ejercicio en un gimnasio de la comuna una vez a la semana. Gracias a sus esfuerzos, hoy está certificado en el nivel básico por el Sistema Nacional de Certificación Ambiental de Establecimientos (SNCAE).

La directora del jardín, Ana María Barros, es una mujer entusiasta que al hablar de su trabajo se nota que ama lo que hace. Tras sufrir un cáncer al páncreas en 2009, la profesora apasionada transmite toda su energía al enseñarles a los alumnos. “Lo mejor que me pudo pasar fue irme de mi trabajo anterior, del Colegio Providencia porque ahora recibo mucho amor, cada vez que los niños me ven me dicen tía te quiero y me abrazan”, dice.

¿Cómo partió el tema del medio ambiente en ti?

Desde muy chica me educaron en no botar la basura y de cuidar las plantas. Mi cartera está llena de papeles porque no se botan los papeles en la calle. Damos importancia como jardín a lo que deben enseñar en la casa, queremos la conciencia de que si yo ensucio estoy matando parte de mi naturaleza, algo que todos deberíamos tener inculcado desde chiquitititos.

¿Cómo partió todo el proceso del SNCAE?

La municipalidad nos llamó para entrar al proceso y fue por encargo del alcalde, nosotros estábamos metidos en el tema pero no teníamos la información estructurada, había que ordenarlo todo por eso nos certificamos en el nivel básico, este año, que nos irá muy bien, nos certificaremos en el de excelencia, por eso tenemos lombricomposteras, un huerto y en todas las materias manejamos el área ecológica, por ejemplo los regalos para día del papá y la mamá son de material reciclado, los hacemos nosotros, para que los niños puedan entender que hay cosas que se puedan reutilizar. El proceso fue rápido, tardamos dos meses en certificarnos.

¿Se podría hacer el lugar del jardín más sostenible?

Algo de lo que estamos muy pendientes es del cuidado del agua. Tenemos a un grupo de niños, llamado la brigada ecológica que se preocupa de la luz, del agua y de la basura, son 10 niños de 5 años que se toman muy en serio su papel.

En el jardín se hacen cumpleaños sostenibles ¿Me podrías contar cómo es eso?

La idea fue de Catalina Olavarría, quien trabaja en la Fundación Casa De La Paz, debido a que aquí los cumpleaños dejaban muchos desechos y por lo que para la certificación salió esta idea. Tenemos un protocolo de lo que se puede traer y lo que no, dentro de lo que se puede traer están las brochetas de frutas, pero no en exceso, sandwiches de huevo o jamón queso y palitos de apio o zanahoria con yogur y ciboulette, cosa que a los niños les encanta. Al principio no se lo comían pero ahora que saben que no habrá papas fritas y se lo comen todo. Los dulces son frugelés o calugas blandas. Usamos platos y vasos de plástico duro no desechables, así bajamos los residuos y no usamos piñata por lo que entregamos una bolsita reciclable de papel craft con dulces y sorpresa.

¿Cómo se integra a los papás?

Los papás ayudan en todo e incentivan a los niños, yo tengo un plan de enseñarles a los papás a cultivar en mangas horizontales para poner en las terrazas, para complementar los que hacemos acá. Los papás se toman el tema en serio. Acá hacemos muchas campañas y este año propuse el tema del respeto donde debemos partir porque los niños no lleguen tarde y para que ellos entiendan yo estoy todas las mañanas en la puerta y le pongo pasión a lo que hago y los felicito contenta cuando cumplen. También tenemos la campaña de traer diarios y papeles de la casa para reciclarlos y además este mes vamos a comenzar con la de reciclaje de aceite, que también se hace en la comuna.

Existe un régimen especial para los niños en cuanto a la alimentación diaria ¿En qué consiste?

Eso lo maneja la nutricionista que es de la Universidad de Chile. Los menús son  carbonada, cazuela, charquicán de cochayuyo, que les gusta, pantrucas o puré con carne y el postre es una fruta, la idea es hacer almuerzos caseros y en cuanto a calorías diarias son muy medidos. En la mañana les damos cosas livianas y en la tarde un pan con una leche. Queremos lograr que esto sea sano y bajar los niveles de gordura por lo que también los llevamos al gimnasio.

¿Qué día van al gimnasio y en qué consiste?

De esta forma desarrollamos los patrones motores, los niños se van caminando, esto gracias a la municipalidad, una de las tareas de nosotros es que los alumnos se manejen caminando y por lo mismo una de las tareas para los padres es que ellos salgan una vez a la semana a dar una vuelta a la manzana para que las salidas sean más rápidas. En el gimnasio pueden jugar en las colchonetas y pelotas, además pueden hacer ejercicio en las trepaderas.

¿Podrías definir en una frase tu misión con respecto a este trabajo?

Hacer niños felices. Quiero que vengan contentos a desarrollarse. Lo veo en la vida diaria porque aquí ellos lo pasan muy bien, la gente que trabaja es muy grata, el ambiente es muy acogedor, dan ganas de quedarse, a todos los papás les encanta.