Acuerdos.cl

Menú

Síguenos:

jccovarrubias

Juan Carlos Covarrubias

Nombre:
Juan Carlos Covarrubias
Nombre Proyecto:
Cambiando la visión de San Fabián de Alico frente a los residuos orgánicos
Lugar Proyecto:
San Fabián de Alico (región del Bío Bío).
Descripción Proyecto:

Tras estrenar en 2013 un programa de reciclaje de residuos orgánicos domiciliarios basado en el compost, la municipalidad de San Fabián de Alico ya ha cosechado tres toneladas de compost y humus, y se han repartido 40 kilos a cada una de las familias que participan del proyecto.

Por María Contesse.

En 2013 la Municipalidad de San Fabián de Alico (Región del Bio-Bio), estrenó un innovador programa de reciclaje de residuos orgánicos domiciliarios basado en el compost. El encargado de la Unidad de Medio Ambiente del municipio, Juan Carlos Covarrubias nos comenta que la idea surgió debido a la necesidad de reducir el volumen y los costos asociados a la basura, sumado a la urgencia por frenar los impactos negativos que esto generaba en el turismo de la zona.

El ingeniero industrial  de la UC, que ya lleva dos años trabajando en la localidad, explica: “nuestro camión debe viajar 80 kilómetros –con los respectivos costos de bencina y peajes– para depositar en un relleno sanitario por $11.000 la tonelada de basura. Lo que implica un alto costo económico y ambiental”.

Ante este escenario, ¿Cómo se llevó a cabo su apuesta?

Nos propusimos como objetivo educar a las personas para cambiar su visión sobre los desechos orgánicos, ayudándolos a descubrir cómo aquello que comúnmente consideramos “basura” en realidad es un recurso tan valioso como el compost o el humus.

Si bien en el largo plazo al municipio le gustaría reciclar todo tipo de desechos, optamos por comenzar por los desechos orgánicos domiciliarios.

¿Por qué se orientaron a este tipo de residuos?

En un estudio realizado en 2010 por la Universidad de Concepción, se caracterizó la basura generada en San Fabián y se llegó a la conclusión de que el 65% de la basura que se iba al relleno sanitario era basura orgánica, es decir, restos de comida.

Lo más fácil de reciclar es la materia orgánica. Lograr que ese 65% de basura no viaje al vertedero, permite rebajar costos económicos para el municipio y de paso reducir su huella ecológica.

¿Cómo lograron sensibilizar a los habitantes de San Fabián de Alico?

Nuestra primera actividad apuntó a realizar una encuesta a cada domicilio de la comuna, preguntando a las familias acerca de sus hábitos respecto a la basura y el reciclaje. Luego, en Diciembre del 2013, comenzó el trabajo de reciclaje con 60 familias a las que se les retira la basura orgánica una vez por semana, de manera diferenciada a la basura común. Para ello, la municipalidad regaló a cada una de ellas un tacho exclusivo para los desechos orgánicos sin bolsas, junto a un magneto para el refrigerador con las instrucciones sobre qué es lo que debían poner en el tacho y que no.

Pero para lograr los resultados esperados también fue fundamental el trabajo constante de realizar puerta a puerta en la comuna con el equipo de  la Unidad de Medio Ambiente del Municipio.

La mayoría de las personas comenzó a reciclar con entusiasmo, y entendieron perfectamente qué reciclar, facilitando enormemente el trabajo posterior de los operarios.

¿Cómo han sido los resultados del proyecto?

En los 10 meses siguientes, se generaron alrededor de 500 kilos semanales de desechos orgánicos que se fueron juntando en pilas de compost y  lombricultura ubicadas en un terreno municipal, a tan sólo dos kilómetros del pueblo.

El resultado: hace tres semanas se cosecharon tres toneladas de compost y humus, y se repartieron 40 kilos a cada una de las familias para sus huertas y jardines. En tanto para el próximo otoño esperamos cosechar unas tres toneladas más.

Sin ocultar su orgullo Covarrubias subraya que se trata de “un compost de color negro y olor a tierra de hojas, de excelente calidad para la agricultura y huertas caseras de la comuna. Algo no menor ya que en San Fabián, casi el 90% de las familias tiene su huerto familiar”.

¿Qué es lo que más valoras de esta experiencia?

Lo más importante, es que las personas de la comuna han participado entusiastamente de esta iniciativa y han aprendido sobre el gran valor de reciclar los restos vegetales de la cocina o el jardín. Por ejemplo, un kilo de compost tiene un valor aproximado de 2.000 pesos. Además, los buenos resultados de la experiencia han llevado a más familias a querer sumarse al programa. A la fecha, ya  son 120 familias las que están reciclando sus restos de comida o del jardín.

Con esta primera experiencia de reciclaje de residuos orgánicos estamos inculcando hábitos de reciclaje poco a poco; preparando el camino para avanzar hacia el reciclaje de todo tipo de materiales en el largo plazo. Las redes sociales y medios de comunicación, como nuestras radios locales, también nos ayudaron mucho a sensibilizar a la gente y difundir esta iniciativa.

Esperamos, que este ejemplo motive a otros municipios, empresas, familias y escuelas a gestionar responsablemente su basura orgánica, sentencia Covarrubias.

Para más información de este caso exitoso, el mismo Juan Carlos invita a que le escriban a ambiente@sanfabian.cl.