Acuerdos.cl

Menú

Síguenos:

20052011059

Lake Sagaris

Nombre Proyecto:
Ciudad Viva: Compromiso con el desarrollo urbano y la convivencia sostenible
Lugar Proyecto:
Descripción Proyecto:

Hace más de 30 años que vive en Chile, siempre en el barrio Bellavista. Esta canadiense quedó cautivada con Santiago y la mejor prueba de ello es Ciudad Viva, la organización que fundó y que por más de una década se ha dedicado a la promoción del desarrollo urbano y la convivencia sostenible.

Por Paula Campos

Lake Sagaris es una de las mujeres que mejor comprende y vive la participación ciudadana. Durante su juventud, fue dirigente estudiantil en Canadá -su país de nacimiento-  y cuando vino a vivir a Chile quiso conocer la realidad de los jóvenes de los años ochenta. Nunca más se fue y nunca más dejó de defender causas vinculadas a la justicia social, la cultura y la sosteniblidad: hoy es Presidenta de Ciudad Viva, una organización que surgió como resultado de un movimiento ciudadano.

¿Cómo se creó Ciudad Viva?

Comenzamos respondiendo los problemas puntuales que afectaban a la comuna, nada funcionaba en la organización urbana en esa época. Fuimos dándonos cuenta de esto y ahí comenzó a desarrollarse el proyecto de la Costanera Norte, lo que iba dañar seriamente el sector céntrico, que es patrimonial, que tiene una cultura y un estilo de vida muy particular. Entonces nos alzamos en defensa de ese patrimonio. Éramos 25 organizaciones distintas, aprendimos el uno del otro, y producto de eso el año 2000 teníamos que tomar la decisión de volver a casa o de seguir haciendo algo. Hicimos una ronda entre todos los dirigentes y decidimos seguir juntos pero con la condición de que fuésemos proponiendo soluciones y no sólo defendiéndonos, porque cuando uno pelea defendiéndose al final queda igual, no se solucionan los problemas, solo se salva del problema.

¿Y cómo se financian?

Con mucha dificultad pero  con un poco de todo, hay cuotas sociales de los socios de Ciudad Viva, que no son muchos pero igual aporta, también hacemos cenas de tiempo en tiempo para reunir fondos. Pero lo más fuerte es que trabajamos con socios financistas, tales como la Unión Europea, o la Fundación Open Society, también hemos tenido apoyo de la empresa Natura, etc. Así es como estructuramos un poco las actividades, las iniciativas y todo eso.

¿Cómo se desarrolla el plan de trabajo?

Nosotros tenemos cuatro ejes de trabajos, y tenemos varios proyectos simultáneos que interactúan entre sí, nos gusta aprovechar la sinergia. Lo que principalmente hacemos nosotros es urbanismo ciudadano, y eso tiene un poco de cultura, mucho de patrimonio y de  transporte activo,  también tiene que ver mucho con la gobernanza de un país. Buscamos crear ciudadanos activos y efectivos. También nos interesa la democratización de los gobiernos regionales. Ellos no son elegidos por la gente de la región si no que representan al Presidente del país. No representan a la región que gobiernan, lo que significa que haya muchos problemas en Santiago que no tienen solución porque no existe un ente capaz de gestionarla. Por ejemplo el sistema de transporte urbano es un tema metropolitano, regional, pero no hay un gobierno regional a cargo del tema del sistema de transporte. Por lo que entonces lo manejan otras entidades y termina habiendo un problema de coordinación porque el tema de transporte lo ve el ministerio de Transporte y lo de Urbanismo lo ve otro ministerio.

¿Se involucran en temas políticos?

Yo diría que en los últimos años no nos pescaban mucho y no nos respondían el teléfono, pasaban cosas muy absurdas,  pero yo creo que con todo lo que se logró con la Costanera Norte, que fue una pelea gigante, donde finalmente logramos salvar el barrio, logramos que nos escucharan y en ese sentido hemos encontrado mucho eco en las municipalidades, porque ellos tienen la mismas preocupaciones que nosotros, solo que tienen soluciones distintas. No podemos obviamente pensar igual. Nosotros tenemos un pedacito de la solución. Igualmente encuentro que hay una apertura creciente en toda la sociedad y también entre las autoridades hacia la ciudadanía.

¿Qué piensas  del proyecto HidroAysén y de cómo se ha tratado?

Yo creo que el mayor problema que existe es que no hay un buen sistema que regule el impacto medioambiental en Chile.  Nosotros sacamos una declaración sobre este tema, porque esto puso de manifiesto de una forma que el gobierno no puede seguir ignorando la ausencia de una institucionalidad ambiental que funcione en el país, porque si se tiene un sistema de evaluación de impacto ambiental, la gente sabría que se puede ganar o perder pero que existe un balance o un equilibrio, un mínimo de justicia,  y esas decisiones se toman de los valores y no de los ministros o de la elite chilena, sino lo que según quieran todos los chilenos, incluso yo como inmigrante.

El problema del impacto medioambiental viene desde hace harto tiempo, en el 97’ éramos uno en todo Santiago denunciando estos conflictos,  ahora hay por lo menos ochenta conflictos en el mapa de toda la Región Metropolitana. Para nosotros hay conflictos urbanos en toda la ciudad.