Acuerdos.cl

Menú

Síguenos:

Claves para entender la alerta nuclear en Japón

15 de marzo, 2011 – Japón sufrió el viernes 11 de marzo un terremoto de 9 grados en la escala Richter y un tsunami posterior que han dejando miles de muertos, cientos de desaparecidos, y daños económicos y materiales incalculables. Asimismo, han provocado una alerta nuclear de primer orden, debido a los problemas que las consecuencias de estos desastres naturales han ocasionado en varios reactores del país. Estas son las claves para entender la situación.

La energía nuclear en Japón

Japón cuenta con 54 rectores nucleares repartidos en 18 centrales, y en estos momentos está construyendo dos reactores más. Los 54 operativos suman 47.000 megawatios de capacidad instalada y generaron el 29,21 por ciento de la electricidad en 2010.

Imagen de Efe Verde

En el mundo hay un total de 437 reactores nucleares operativos repartidos en 30 países, y en 2009 había otros 55 en construcción, según datos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

¿A cuántas centrales ha afectado el terremoto?

A cuatro plantas situadas en la costa oriental de Japón, en la zona más cercana al epicentro: Onagawa (tres reactores), Fukushima-Daiichi (6 reactores), Fukushima-Daini (4 reactores) y Tokai (un reactor). La central nuclear más cercana a éstas es la de Kashiwazaki-Kariwa (7 reactores) y se encuentra en el lado opuesto de la isla, en su costa occidental. La más afectada, no obstante, ha sido Fukushima-Daini.

¿Qué es Fukushima?

Fukushima es “la piedra angular” de la industria nuclear japonesa. Se trata de un complejo atómico, activo desde 1971 y situado a cerca de 300 kilómetros de la capital, Tokio. Cuenta con diez reactores de agua ligera en ebullición repartidos en dos centrales: seis en la central de Fukushima Daiichi y cuatro en Fukushima Daini. La empresa eléctrica que opera las plantas se llama Tokyo Electric Power Company (TEPCO) y a comienzos de este año recibió permiso del Gobierno japonés para continuar explotándolas, al menos, hasta 2021.

¿Qué ha ocurrido para que haya problemas?

Aunque la central paró como está previsto en los protocolos, el terremoto dejó los reactores 1, 2 y 3 de Fukushima sin abastecimiento eléctrico, y el maremoto posterior dañó los generadores diesel previstos para alimentar de electricidad el reactor en caso de corte del suministro. Eso hizo que el sistema de refrigeración de los reactores se interrumpiera. O dicho de otro modo: la falta de agua está dejando al descubierto el combustible. Para enfriar el reactor, se está liberando vapor de forma controlada. No obstante, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha confirmado la fusión parcial de los reactores.

Al día lunes, los sistemas de refrigeración de tres reactores de Fukushima continúan averiados y dos explosiones se produjeron en los reactores 1 y 3, pero el blindaje de contención ha aguantado y evitado que saliera radiación a la atmósfera.

¿Qué puede pasar si se funde el núcleo del reactor?

Que todo el material radiactivo contenido en el reactor saldría a la atmósfera y se dispersaría por el entorno creando una nube radiactiva. Este hecho provocaría altos niveles de radiación al medio ambiente y a la población en un radio de decenas de kilómetros de distancia.

¿Qué emisiones radioactivas se han producido hasta el momento?

Según datos oficiales, el nivel de radiactividad que desprendía la central de Fukushima ha llegado a superar un punto el límite permitido de 500 microsievert por hora hasta alcanzar los 1.557 microsievert, pero poco después se redujo de nuevo, hasta 184 microsievert. El Gobierno afirma que el máximo tocado ayer domingo, 13 de marzo, equivalía a tres radiografías de estómago.

¿Cuál es la gravedad de este accidente nuclar?

A la vista de los hechos conocidos hasta hoy domingo, parece haber un consenso entre el la OIEA, el CSN, ecologistas y expertos en que este accidente nuclear es de una magnitud similar al que se produjo en la central Three Mile Island cercana a Harrisburg, en Pensilvania (Estados Unidos), en 1979. El accidente nuclear de Harrisburg estaba considerado el más grave de la Historia tras Chernóbil (1986).

¿Qué consecuencias tienen las emisiones radioactivas para la salud y el medio ambiente?

Eduard Rodríguez-Farré, radiobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) explicó a EFEverde que en el núcleo de un reactor nuclear existen más de 60 contaminantes radiactivos a partir de la fisión del uranio, unos de vida muy larga y otros de vida muy corta, pero casi todos tienen una gran afinidad con nuestro organismo y se acumulan en él, ya que son parecidos a nuestros elementos biológicos.
Estos contaminantes aumentan el riesgo de todo tipo de cánceres, especialmente de huesos, músculos, tiroides y tumores cerebrales, disminuyen la inmunidad del organismo, alteran la reproducción y aumentan la capacidad de sufrir otras patologías.
Los efectos de la radiactividad persisten en el medio ambiente y en la cadena alimentaria decenas de años.

¿Qué se puede hacer para evitar la radioactividad?

El contacto de la radiación con la piel se puede eliminar lavándose con el mismo celo que tiene un cirujano cuando entra a un quirófano: limpiando y cepillando el cuerpo, el pelo y las uñas con detergente; y desechando la ropa.
Más complicado es luchar contra la principal vía de contacto con los contaminantes: “la inhalación”, ante la cuál prácticamente sólo son efectivas pastillas de yodo como las que las autoridades japonesas están repartiendo a la población.
El tiroides cuando está repleto de yodo elimina el que le sobra, así que si saturas de yodo normal el tiroides -con las citadas pastillas-, ayudas a que si inhalas yodo radiactivo lo elimines rápidamente.

Por Caty Arévalo
Efe Verde