Acuerdos.cl

Menú

Síguenos:

Contaminación cartelA3_dia_internacional_libre_bolsas_03.07.2014

3 de julio, Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico

Desde el diminuto artículo de la farmacia hasta los productos de gran volumen en los supermercados, todo tiene una bolsa plástica diseñada a la medida. Y aunque las llamemos “biodegradables”, lo cierto es que en decenas de generaciones esas bolsas que estamos usando hoy con total descuido, existirán también para entonces. Las bolsas plásticas no desaparecen en la naturaleza y las campañas que vemos en todo el mundo para erradicarlas nos recuerdan que el problema atañe a todos los continentes y a todos los individuos. El lado bueno de la historia es que podemos hacer acciones concretas para revertir el problema.

Este 3 de julio se celebra el Día Internacional Libre de Bolsas Plásticas. Organizado por GAIA y Basura Cero Europa, la iniciativa surgió de la Fundació Prevenció de Residus i Consum, y es patrocinada por una decena de organizaciones y alianzas internacionales. En todo el mundo cada año cientos de personas y organizaciones se unen para difundir la importancia de generar conciencia en torno al uso de las bolsas plásticas así como a la necesidad de impulsar ordenanzas y leyes que permitan su eliminación gradual pero constante.

El plástico en el mar

Se calcula que en el mundo se producen alrededor de 290 millones de toneladas de plástico anualmente, y el 30% son productos que se usan sólo una vez. Y peor aun, buena parte de esa basura llega a los océanos. Así, hoy botellas y bolsas plásticas forman buena parte de una isla flotante de plásticos visible en los océanos del mundo.

¿Biodegradable?

“El mensaje de biodegradabilidad es erróneo. Si se usa el plástico oxo-biodegradable, que es el que mayoritariamente se ofrece en el comercio, éste se fragmenta pero no se biodegrada. El plástico descompuesto en micropartículas, es ingerido por especies de aves y mamíferos marinos. Antes de deshacerse, el plástico se enreda en los cuerpos de los animales hasta deformarlos o matarlos. No se trata sólo de reemplazar las bolsas plásticas por otras de material vegetal, que supondrían también un desperdicio de energía y recursos, sino de lograr un cambio de actitud, favoreciendo una economía circular. Desde el punto de vista de los recursos, los 80 millones de toneladas de basura plástica que surcan los océanos representan el desperdicio de 1000 millones de barriles de petróleo”, afirman los organizadores.

Qué pasa en América Latina

Son varias las ciudades de nuestra región que ya han tomado conciencia sobre este creciente problema de contaminación. En Argentina, Chile, Colombia, Brasil y Perú existen iniciativas concretas desde los Municipios, orientadas a eliminar el uso de bolsas plásticas en el comercio y fomentar fuertemente el uso del clásico bolso de los mandados. La campaña internacional busca modificar la lógica de lo “desechable”. “Una drástica reducción en el uso de productos y envases descartables debería ser uno de los principales focos de las políticas públicas que apunten tanto a un manejo sustentable de los residuos como a un uso más racional de los bienes comunes”, expresaron los organizadores de la Acción.